domingo, 7 de febrero de 2010

Te lloré

Te lloré un mar, te lloré hasta el cansancio,
y se me secó el corazón de tanto llorar,
porque cuando ya no habían cristalinas lágrimas,
comencé a llorar la sangre que el solía bombear.

Me quedé sin suspiros, y atesoré esos recuerdos
que enferman de tanto grabarlos en el cassette de la memoria,
te lloré por cada estrella que había en la galaxia...te lloré infinidad.

Hoy lamento saber que agua pasada, no vuelve hacia atrás
y que lágrima derramada muere en una sábana...
como un suicida saltando hacia el precipicio.
No valió la pena el esfuerzo de mis ojos,
no valió de nada mi garganta secar.

Te lloré y fue en vano, o tal vez te lloré por vanidad
Pero por cada lágrima que cayó de mis ojos
un recuerdo yo pude borrar,
te lloré tanto entonces, que apenas recuerdo tu nombre.

Te lloré en el invierno, y te lloré en primavera
derramé tantas lágrimas para poder aceptar
que el amor que duele es perenne como hierba
y el buen amor, una estrella fugaz.