domingo, 14 de junio de 2009

Ojos aguados.

Agua que corre a traves de mis pómulos. Agua bendita, porque demuestra que no soy de acero, agua terrible, porque me hace parecer de algodón.

jueves, 4 de junio de 2009

Adiós

No te vayas dijo. No entendía mucho el significado de sus palabras, pero tenía el presentimiento de lo que su madre decía. No te vayas, mi amor, no te vayas. Un torrente de lágrimas de fuego iba bajando a raudales por la mejilla de la madre. La madre era delgada, más bien, esquelética, de una palidez que la hacía casi traslúcida, con apenas verdosas y azuladas manchas que se extendían como fibras por todo el cuerpo. Cualquiera que la hubiese visto, creería que no corría sangre por aquellas fibrosas y delgadas conexiones que se notaban de manera sorprendente en el cuerpo de la mujer.
Dio un gran suspiro y luego gritó, aún con más fuerza: ¡No te vayas! La niña, que apenas la miraba, con los ojos deambulando quizás por otro espacio que no era aquel cuartucho conformado de tablas podridas y un techo de yaguas, movía la cabeza de vez en cuando, muy lentamente. La infante sentía un frío en la espalda, un frío muy fuerte, y una debilidad tal, que aún en cama parecía como si se fuera a desplomar.
La intesa fiebre no la había abandonado en días. Los labios resecos, producto del calor interno que le quemaba las entrañas, no habían adquirido humedad con los innúmeros vasos de agua que la madre la hacía tomar. Era lo único que tenía para ella: agua, y té de yerbas.
Ya de madrugada, en horas que casi todos -a excepción de los trabajadores compulsivos y los corrompidos por el vicio- dormían, la niña pareció mejorar, pero era una señal de que a pesar de los tristes y amorosos ¡No te vayas! de su madre, diría, como lo hizo casi entrando el alba, con sus labios tiernos y los ojos de agua: Mamita, Adiós.

Se muere el amor

¿Dónde está la verdad? A la vuelta de la esquina, en un bote de basura. La verdad se ha muerto, y también murió el credo. Ha muerto la bondad, la ternura y está agonizando el amor. Lo veo respirar profundamente, tratando de inhalar más aire, de reavivar la llama que sonrosa las mejillas de los amantes.
El amor tiene muchas heridas a causa de sus enemigos principales: la rutina, el desaliento, la desesperanza y la mentira, sobre todo la mentira. Como esta última mató a la verdad, el amor se va consumiendo poco a poco, lamiéndose las heridas mientras observa el cadáver de su amiga, la verdad.
El amor se está muriendo, quizás debamos darle respiración -que sea boca a boca, porque a él no le gusta nada artificial-. El amor se está marchitando, tendremos que llenarlo de pétalos, regarlo con lágrimas de perdón y alegría. El amor se muere, no lo dejemos: es lo único que podemos salvar de las garras del sueño eterno.

miércoles, 3 de junio de 2009

Tristeza

Cristales líquidos salen de mis ojos. Suspiros livianos se van haciendo fuertes hasta acallar mi voz. El dolor se hace cada vez más insoportable en este destierro hecho de silencio y soledad.

martes, 2 de junio de 2009

República Dominicana

Mi país es un cuento, de connotada belleza, de tenues caricias de viento y de colados rayos dorados de mediodía. Tiene un límpido azul que comienza en las alturas y bordea el suelo formando un beso de cielo y mar.
En mi corazón, mi país cabe entero, en mi memoria por siempre existirá...De cabo a bahía él es un misterio, de colinas y valles, toda una beldad.


¿Por qué escribo?

Cuando escribo yo soy diferente, me transformo en seres invisibles que habitan en mis letras. Soy lo que quiero ser, y vuelo con la imaginación. Me puedo transportar hacia la soledad o caminar con rumbo fijo hacia el amor. Yo puedo enamorame cuantas veces quiera y de personajes inverosímiles construidos en mi imaginación.
Puedo ser quien quiero y cuando quiero, tengo la capacidad de reinvertarme a cada momento, tan solo con pensar en paisajes distantes, en lugares tan distintos y en corazones tan diversos. Puedo ver en un prado la esperanza o en las alas de las mariposas la felicidad.
Me siento libre en esta prisión a voluntad, de este encierro planeado, hecho tan solo por la convicción que el cuerpo debe ser preso para que la mente pueda ser libre. Por cada una de mis venas destilan pasiones diferentes, que se van construyendo historia tras historia. También albergan en cada una de mis letras, sentimientos contrapuestos a mis propios sentimientos, para no violar el derecho de enfrentarme a mi misma a las batallas de la vida, y al confrontamiento de pensamientos propios con otros tantos que vuelan en este mundo de diversidad infinita.
Hay un soplo de vida en cada una de las palabras, cada una tiene la virtud de alzarse y tener dominio propio, mi pensamiento cobra vida cuando escribo y se escapan de los grilletes del mutismo, salen galopando y crean su domicilio. Escribo porque quiero, porque estoy convencida que no existe otra forma de escapar de las miserias del mundo ni de acercarse más a sus inmensas virtudes.

Un consejo

Me daré un consejo, dejaré de pensar en aquellas cosas que me hieren, dejaré de vivir por vivir, y comenzaré a comprometerme con disfrutar cada soplo de aliento que me queda. Los minutos que pasan se lanzan a través de un agujero infinito y no regresan, desaparecen rápidamente dejándonos perplejos de su capacidad de correr, de volar, de esfumarse.
Me daré otro consejo, continuar siendo yo misma, aceptando que soy lo que soy y hago lo que quiero, y cuando quiero, porque quiero.
Un último consejo, amar al amor, y tener amor por el amor propio.

lunes, 1 de junio de 2009

Uno no sabe lo que tiene hasta que lo pierde

Nos encontramos en la vida con muchas personas, pero pocas de ellas se convierten en seres casi imprescindibles, importantes para nuestras vidas. Nos encontramos con un mar de compañeros, de conocidos, de simplemente "vistos u observados", pero nos encontramos con pocos, muy pocos amigos.
Quizás en quien menos creemos, tenemos la oportunidad de cultivar una hermosa amistad. Un amigo potencial, ese que aún no lo es, pero que tiene toda las cualidades y capacidades para serlo, es el primer paso para llegar a tener un gran amigo. Sin embargo, nuestras erradas percepciones y paradigmas nos hacen pensar que esa persona no tiene nada en común con nosotros o que no merece nuestra amistad.
Cuando decidimos alejarnos por completo, nos damos cuenta de que había un tesoro escondido en esa persona, que otro supo aprovechar mejor. En ese momento queremos volver atrás, pero anteriormente ya hemos surcado profundas heridas que tal vez ni el tiempo llegue a curar. Ya no hay oportunidad, pues la característica más notoria de una oportunidad es que solamente se da una vez. Es por eso que recuerdo un refrán que reza: "Uno no sabe lo que tiene, hasta que lo pierde".

Un día especial

Hoy es un día especial, no porque esté rojo en el calendario, sino porque hoy he aprendido la importancia de vivir. Hoy me he levantado con la convicción de que mi cuerpo, mi mente y mi alma son maravillosos, y de que no debo desperdiciar ni un segundo para hacer mayores y mejores cosas.
El día de hoy es muy especial, porque he dejado los complejos en el ropero, y me he vestido de esperanza y alegría. Hoy es un maravilloso día, porque veo el sol que ayer ignoré, y veo el cielo más hermoso, porque ya no agacho la mirada. ¡Hoy tengo la primera oportunidad, y la última: hoy puedo ser lo que yo quiera o dejar de ser lo que siempre quise!